Valeria Gallardo Kemp, cuyo nombre espiritual es Sybila Oráculo, desde pequeña sintió el llamado del mundo invisible, primero desde sus intuiciones, luego con su experiencia en herbolaria, gracias a la madre sustituta que la crió en Valdivia y después, por sus propias búsquedas y estudios que realizó hasta convertirse en una mujer medicina. Mujer nutrida con diversas fuentes, desde los oráculos hasta la mediumnidad. Gestora de la rueda de Avalón, siguiendo los lineamientos de la sacerdotisa Kathy Jones, Sybila ha puesto su energía en reunir a mujeres en espacios naturales para conectar con la tierra y desde ahi dar forma a una serie de rituales de transformación. Estudio y práctica, van de la mano en estos ocho encuentros anuales marcados por los ciclos del sol y la tierra.
1929920_1689399887969988_5521578559451211341_n

«Me crié por una mamá sustituta, una mujer de campo, y en ese proceso comencé mi relación con la herbolaria. Tuve la oportunidad (desde niña) de estar en muchos guillatunes. En esa época vivencié visiones y también algunos síntomas como fiebre..entonces empezó a manifestarse mi activacion de la videncia desde muy chiquitita. Después supe que tenía una tía abuela-vidente, quien era muy conocida en Argentina. Luego vino la adolescencia y encontré que lo más cercano a mis intereses era el deseo de cuidar ese tipo de patrimonio (el conocimiento vinculado con la Tierra), y ahí también me sentí cercana al periodismo. Creo que la mujer bruja por añadidura es feminista, y activista por antonomasia».

¿Por qué?
-Porque la relación con el cuidado de la naturaleza, con la compenetración con las hierbas, los animales, te va formando como adolescente, y ahí aparece tu ser revolucionario, activo, porque empiezas a ser parte de la sociedad y la afectas y ella te afecta a ti. Entonces ahí dije: «el periodismo es lo más cercano para que yo poder expresar». Paralelamente, y desde muy joven, me involucro en las sociedades espiritas, y me convierto en médium Kardecista, que se caracteriza por seguir la figura de Cristo, desde el punto de vista de la sanación. Ahí encontré toda una congruencia con la parte científica, porque ellos son muy científicos. Allan Kardec es el primero que realiza estudios sobre los espíritus, por ejemplo, cómo se comunican, cómo se comunican los niños, etc.

¿Cuando hablas del tema de los espíritus es porque desde chica tenías visiones?
-¡Claro, absolutamente!. Pero en la Universidad (Austral) fue un paréntesis para mí en ese sentido, fui anónima. Mi experiencia con el mundo de los espíritus se tradujo en mucha lectura, mucha investigación, en entrevistarme con otros pares. En aquella época el término de Wicca (concepto neopagano originado en Inlgaterra a mediados del siglo XX) por ejemplo, no se mencionaba, y se hablaba de «la bruja del lugar» no más, pero en mi caso no era algo público, sino sólo dentro de mi grupo de pertenencia, porque existe y existía la discriminación. Pero con el correr del tiempo empiezo a vincularme con el movimiento de sanación femenino y un puente fundamental para mí en ese sentido fue Katy Jones, una mujer feminista, activista, bruja, sacerdotisa.

¿Por qué hablas del concepto de bruja?, ¿qué es ser bruja para ti?
-Porque tiene una raíz etimológica que proviene de la lengua anglosajón que significa eso. Sí, a nivel semántico, en el mundo occidental, se convierte en un concepto vinculado a lo oscuro, pero eso es otra cosa. El mago o la maga viene de Magi (miembro de una tribu de la antigua Media que se ocupaba de las prácticas religiosas y funerarias), y está cercano al concepto de la hechicería que también puede ser considerado oscuro. En general, las palabras bruja, wuiche, Wicca, Maga, Magi, Meicas (curanderas), etc., creo que son víctima de un proceso de oscurantismo semántico. ¡Eso es un hecho!. Piensa que ya en el medioevo tenemos un genocidio tangencial a todo lo que significaba mujer medicina, y eso tiene que ver con un trasfondo de poder tanto religioso como económico, donde la mujer maga era un problema; no así el hombre mago.

270px-Venus_of_Willendorf_frontview_retouched_2

Data entre 20 mil y 22 mil años a.c. en Austria, el año 1908.

Parece que en el camino de la magia también se manifiesta la discriminación histórica hacia la mujer
-De alguna manera podemos ver que la historia que a nosotros nos cuentan, desde María o María Magdalena, desde ahí ya tienes una competencia por el liderazgo espiritual. Desde el momento en que se descubrió la Venus de Willendorf (1908), hay un cambio y comienzan a realizarse estudios profundos sobre la antropología de la Diosa, es decir, nos damos cuenta (como sociedad) que la misma figura de María, si hubiera sido por los líderes religiosos no hubiera existido, pero como el femenino sagrado era tan importante (en la historia de la humanidad), no pudieron obviarlo en el proceso de construcción de la religión en general. Cuando se descubre esta venus aparece el resurgimiento de lo femenino, y ¿por qué se llama «resurgimiento» de la diosa o del femenino sagrado?, porque el Dios o el Masculino Sagrado ya estaba reconocido.

LA RUEDA DE AVALON

«Somos grupo de estudio, círculos educativos en la magia y en las 8 ruedas del año. Muchas de nosotras provenimos de generaciones de clanes paganos y somos Sacerdotisas por antonomasia. Ésta es quizá una de las prácticas espirituales màs libres y coherentes en cuanto a libertad de expresión se refiere. Cada uno es su conciencia observante. No hay requisitos màs que el deseo de amar , celebrar y bendecir a la madre Tierra y al Padre Sol. No importa de qué partido seas o creencias religiosas, ni orientación sexual. La diosa madre es de todas en nosotras en el corazón.Como es deber de esta practica en donde somos guardianas de nuestros hermanos de los otros reinos. Se lleva una colaboración en comida de perro o gatos que se dona a una fundación elegida previamente. Es pura medicina y aprendizaje.
13083304_1083170675076546_6587564166221256347_nHablamos de herbolaria, ciclos lunares, de magia, ritos, decretos, declamaciones. Cada rueda posee un significado dada su celebración llena de sabiduría. Celebramos el masculino y femenino sagrado, pero como es una Rueda de Avalon , círculo de mujeres, somos todas mujeres. 

El paganismo se entiende como la reverencia al poder creador del Universo que se manifiesta en todo cuanto existe, especialmente la naturaleza y los ciclos de vida. La rueda del año de los sabbats, marcan cambios en toda naturaleza, en la vida de animales y plantas. También representan el ciclo mítico de la experiencia de vida de la Diosa y el Dios en los procesos de cambios naturales.
En las celebraciones se puede aprovechar la energía que se encuentra la naturaleza para propios fines de crecimiento a nivel personal y universal, pero para ello hay que observar con nitidez, cuál es la energía y meditar sobre lo que ocurre en la vida personal y nuestro alrededor y cómo estos cambios se reflejan en nosotros. Descubrir al Dios Interno, sus etapas y celebrar la vida».

En la rueda se celebran 8 festivales o sabbats, los cuales se dividen en dos grupos: los sabbats mayores y menores:
Los mayores se refieren a las, etapas de cambios importantes de la Tierra: nacimiento, madurez, vejez, muerte y el renacimiento. Las fechas son:
Imbolc : 1 de Agosto HS / 1 febrero HN
Beltane: 31 de Octubre HS /1 de mayo HN
Lammas: 1 de Febrero a HS / 1 agosto HN
Samhain: 1 de Mayo HS / 31 de Octubre HN

Los sabbats menores se encuentran relacionados con los ciclos del sol, compuesto por dos solsticios que representan la energía de cambio, y los dos equinoccios que se relacionan con la energía de equilibrio.

Solsticio de Invierno o Yule: 21 de Junio HS/21 de diciembre HN
Solsticio de Verano o Litha: 21 de diciembre HS/21 de Junio HN
Equinoccio de primavera u Ostara: 21 de septiembre HS/ 21 de Marzo HN
Equinoccio de Otoño o Mabon: 21 de Marzo HS / 21 de Septiembre HN

Es importante considerar que el ritual o celebración sea antes de la fecha en que se produce el cambio o el día mismo preferentemente, ya que la energía esta en su máximo nivel.

12821584_10207800518027625_5176742277735495753_n¿De qué se trata la rueda de la Diosa Avalon?
-Se refiere a ocho ciclos ancestrales, que son los ciclos naturales de la Tierra. Son celebraciones antiguas y que todos los pueblos celebraban, siendo más mediáticamente conocido el de los movimientos celtas, y  antiguamente, ahí estaba arraigado el tema de la Diosa.

¿Cómo llegas a esto?
-Primero por un tema de activismo, porque la mujer medicina, o mujer oráculo o mujer bruja, como quieras llamarla, vive con un pie en la realidad y otro en otras dimensiones. Sin embargo, no estamos ajenas de la realidad, porque tenemos que vivir, alimentar a nuestros hijos. Es decir, el imaginario es parte de nuestro desarrollo, pero también tienes que trabajar, alimentarte y vivir dentro de la sociedad, y desde ahí uno actúa. De alguna manera entiendo que se pone de moda el tema de la sanación y de la mujer medicina, se mercantiliza un poco y empiezan a resurgir los famosos círculos de mujeres, entonces, con un grupo de amigas dijimos: ¿por qué no hacemos un llamado a las mujeres a los lugares donde solíamos ir solas, como los parques o los bosques e hicimos una convocatoria abierta y gratuita. Lo hicimos con el objeto de decirle a las mujeres «no perdamos el sentido (esencial) de estas reuniones, y uno de los sentidos era celebrar la rueda. En la primera convocatoria llegaron 30, después 40, después 50…

Explícame más en qué consiste la rueda…
-El cariz de la rueda de Avalon es pagano, el más puro estilo pagano. Practicamos la meditación, la meditación de la llama de Avalon, una meditación bien metafísica de conectarse con la magia, en el momento de la oración y elevar la frecuencia, desde lo femenino sagrado, esto es un tema profundo de explicar por eso invitamos a las mujeres a conocerlo.

¿Y cuándo comienzas a organizarlos?
-El año pasado con el Litha, que es el solsticio de verano, y lo hicimos en un parque. Es un grupo que se mantiene, pero en invierno es más baja la asistencia porque la gente se recoge.

Entiendo los ciclos de cambio de clima, ¿sobre qué son los otros ciclos?
-Incluye los ciclos lunares y hay ciclos especiales. Todas estas ruedas, que tienen origen europeo se equipara a todas las culturas mesoamericanas también, por ejemplo, en el solsticio de invierno, en europa le llaman Yule y acá Wetripantu, pero el tema es decir que desde el espíritu pagado, nosotras tenemos que salir a la Tierra, los círculos son de la naturaleza y son directamente en la Tierra y no encerrada en una oficina o en un centro, y que además nos compenetremos con eso. La festividad se realiza durante un día entero, donde se provoca un ritmo mágico: de apertura, desarrollo, clímax y cierre; hay mucho movimiento de energía. Ocurre un episodio ritualístico muy potente donde se trabaja el tema uterino, femenino, la limpieza astral y todo eso se explica, porque todos estos son círculos educativos, eso es muy importante que se comprenda, porque no son círculos cerrados para gente súper experimentada, no, son encuentros con mucha apertura. Además como es grupo de estudios es experimental y eso muy enriquecedor. Por ejemplo, tenemos una directora, Claudia Medina, quien estudió danza ritual y hacemos por ejemplo, todo un estudio del pentagrama a través de la danza, y ella lo dirige a través de ciertos ejercicios, pero que van en desarrollo. Acá hay mucha investigación en geometría sagrada, muchísima, ¿cómo me vinculo a través de la celebración? es lo mismo que decir voy a ir a practicar yoga o meditación, pero acá es con el rito y la naturaleza a través de una celebración amorosa de la compenetración de la mujer con la naturaleza.

¿En qué se diferencia la rueda de Avalon de un círculo de mujeres?
-El círculo de mujeres está incorporado, lo que es distinto es que es una celebración, que no necesariamente tiene un cariz terapéutico, pero cuando se trabaja la magia y se trabaja el rito, por antonomasia se provoca un cambio en ti, porque se trabaja con energía. ¿Es terapéutico? sí, pero indirectamente.

¿Cuáles son los ritos que suelen practicarse?
-La declamación mágica que hay con respecto a la geometria sagrada con que se trabaja en la magia, además de todo lo que tiene que ver con las hierbas, el caldero, los decretos. Hay ritos que son para la abundancia, otros para trabajar las sombras, la sexualidad.

parque quintanormal¿Y eso lo determina la fecha en que se esté celebrando?, me imagino que en invierno no se celebra lo mismo que en primavera
-Exactamente, por ejemplo en la celebración de Mabon, que corresponde al equinoccio de otoño, se hace hincapié en el estado de equilibrio que tenemos que tener luego de las celebraciones anteriores que tenían que ver con las cosechas. Es un estado de equilibrio de meditación, trabajo de equilibrio y de contemplación. Es magnífico, porque aquí hay una información profunda que viene de distintos lados, y mal podríamos celebrarlo solo desde un punto de vista celta o europeo, porque nosotras estamos acá (en Chile), y lo que hacemos es hermanarlo.

KATHY JONES, Sacerdotisa de la Diosa y de Avalon (Inglaterra) :
“EL LLAMADO DE LA DIOSA. SACERDOTISAS DE LA DIOSA EN EL SIGLO XXI”

¿Qué significa ser una sacerdotisa o una Diosa en el siglo XXI?¿Qué significa amar y servir a la Diosa? Lo más importante es que Ella nos llama y respondemos a su llamado o no. Amar y servir a la Diosa es entregar toda tu vida a esa parte divina de uno mismo, que es Ella dentro nuestro. Ella nos pide, nos lleva a un camino de transformación y de cambio, Ella nos guía y nos lleva a una nueva vida, para hacer cosas que preferíamos no hacer si tuviéramos alguna célula de esa materia, pide que nos pongamos barro en la cara. Ser una sacerdotisa es tener a la Diosa en el corazón cada segundo de cada día, es escuchar su voz y actuar de acuerdo a lo que oímos, a veces esto no es confortable , a veces ella nos pide que hagamos cosas que nos dan miedo, que nos hacen sentir miedo, nos desafía a cambiar. Esas son todas las experiencias de la sacerdotisa. Nos trae muchísima felicidad, nos trae alegría, éxtasis, nos trae amor , nos trae nuestras emociones, Ella sostiene un espejo dentro nuestro para que podamos ver todas las partes nuestras que no nos gustan y nos pide que cambiemos. Ella nos llama. Hace muchos años , al final o al comienzo de nuestro encuentro en Glastobury, tuvimos un grupo de mujeres realmente fuertes. Durante dos años más o menos, nos reuníamos cada dos semanas para discutir como elevar la conciencia de este grupo, muchas de nosotras fuimos a un lugar llamado Greenham Common, que era un campo de paz para mujeres donde podíamos protestar contra la introducción de mísiles de guerra de América a Gran Bretaña, muchas mujeres estuvieron por toda Gran Bretaña protestando, por ésta acción un protestante se llamaba «abraza la brasa», durante veinte millas de un perímetro las mujeres sostenían sus manos. Fue una experiencia muy poderosa para mí, en ese momento yo recién estaba comenzando a aprender sobre las Diosas…

…Ser una sacerdotisa se trata de estar siempre transformándose en sacerdotisa o sacerdote, no es algo que uno alcanza y se termina, es algo que estamos siempre en el proceso de lograr, siempre estamos aprendiendo más, siempre hay más y más para aprender porque se trata de abrir un espacio en el corazón , el espacio donde el alma vive y el alma es la Diosa dentro nuestro, es un viaje que nos lleva toda la vida , toda una vida de hacer más y más al amor y expresar el amor al mundo con nuestras debilidades y con nuestro talento. Algunas veces las sacerdotisas son artistas, algunas son poetas, otras son músicos, algunas cantan otras bailan, algunas son parteras, otras son médicas, algunas ayudan a los niños a venir al mundo y algunas ayudan a que las almas dejen este mundo, algunas cocinan , algunas hacen comidas maravillosamente nutritivas, algunas son mecánicas, algunas pueden hacer todo lo que nosotros podamos hacer. Esos son los talentos , las habilidades de la sacerdotisa, pero la cosa más importante que la sacerdotisa puede hacer es llevar y transmitir la energía de la Diosa. Hacemos esto en ceremonias, en actuaciones, en todos los actos de creatividad y artesanía; es la forma que nos expresamos nosotras mismas en el mundo, haciendo las cosas que amamos. Ser una sacerdotisa es alguien que ama hacer las cosas en donde poder volcar su corazón y su alma, cuando hablo de sacerdotisas incluyo a los sacerdotes. Como mujeres es una palabra que incluye a los hombres, como Diosa es la palabra que incluye a Dios, no hay otra forma». (Extracto de un encuentro en Argentina)

Contacto: www.sybilaoraculo.com