Luciano Navarro: «Uno es dueño de sí mismo, cuando es dueño de su mente»

publicado en: 2015, Miradas de la realidad | 0

Por Valeria Solís T.

Luciano Navarro quiso ser físico desde niño, realmente quería ser astrónomo. Una carrera que estudió, pero a poco andar sintió que le hacía más sentido la lucha social que se daba en los patios de los campus universitarios. Era la década de los ´80 y el estudiante de física se convirtió en dirigente estudiantil. Tiempo después se casó, se perfeccionó profesionalmente, tuvo dos hijas y se fue a vivir fuera de Santiago con todas las comodidas materiales que le regalaba la vida. Pasaron 13 años, se provocó su separación matrimonial y lo inundaron los cuestionamientos.

Luciano no rehuyó, tomó su dolor, sus preguntas fundamentales y fue en busca de respuestas. Conoció así el budismo, lo aprendió, profundizó, admiró, y tras cuatro años aprendiendo en un centro budista de Santiago, dos viajes a la India, su vida giró y lo llevó a un retiro durante 3,5 años en el Himalaya. Luciano Navarro hoy es Luciano Lundup, un maestro de las enseñanzas de Buda.

¿Cómo llegas a interesarte en el budismo tibetano?
-En mi caso personal fue por una crisis personal

¿Por una pérdida, un dolor existencial?
-En la vida, las personas nos ponemos algunas metas y ésas se convierten en el sentido de la vida, entonces cuando salí del colegio mi sentido de vida era por ejemplo, estudiar física, y de hecho lo hice, estudié física en la Universidad Católica, yo quería ser astrónomo. Eran los años 80 y en la Católica también hubo movilizaciones en contra de Pinochet, y me fui dando cuenta que mi camino no iba tanto por las ciencias exactas, sino por lo humano. Me interesaba la democracia y todo ese tipo de cosas, y la física se me cayó de alguna manera (como motivación). Además, en ese tiempo yo estaba pololeando y me casé.

¿Te involucraste políticamente en esos años?
-Me involucré. Fui Presidente de la Facultad de Física de la Católica y después encargado de todo el Campus San Joaquín (campus universitario). Sin ser militante me involucré para recuperar la democracia, y eso para mi fue más fuerte que estar encerrado en un laboratorio o en una oficina. Además había un sufrimiento social muy fuerte. Entonces tuve un cambio desde la física a la lucha social.

¿Y eso implicó que abandonaste las clases?
-No, terminé mi carrera y me metí en lo social, pero eso también se fue acabando, y todo ese idealismo romántico se fue diluyendo, pero afortunadamente me había casado, entonces me dediqué a mi familia. Por lo tanto, tuve como objetivos de vida primero la carrera, después la lucha social y después la familia, ahí tuve dos hijas que hoy ya están grandes (más de 20 años) y también hice un magíster en ingeniería industrial, porque por lucas siendo físico no iba a llegar a ningún ingreso, entonces luego tuve un muy buen trabajo y además tenía a mi familia. Tenía la familia feliz, un buen ingreso económico, vivía en una gran casa fuera de Santiago, mi auto 4×4, hasta que mi mujer se quiso separar, y nos separamos.


-Estuvimos 13 años juntos, entré en crisis naturalmente. Pero lo concreto es que me di cuenta que había tenido distintos objetivos en mi vida, y como que ninguno había resultado, y me empecé a preguntar: qué es lo que realmente quería hacer. Mantuve mi trabajo y mi buen pasar económico, no era plata mi problema, tampoco era una pareja, uno siempre puede encontrarla y la encontré de hecho, pero en el fondo surgió la pregunta ¿para qué quiero mi vida?

¿Paralelamente tenías una base religiosa, una religión?
-Nunca, nada, si bien yo estudié en colegio y universidad católica no tenía religión.
luciano1

¿Y qué pasó?
-Antes, cuando estaba haciendo mi magister contacté a Francisco Varela (neurocientífico chileno radicado en Francia, ya fallecido), incluso le pedí si podía ayudarme a entrar a hacer un doctorado en la universidad donde estaba él en París. Y él me aceptó, pero justo después de haber tenido una primera crisis con mi ex mujer y decidimos volver a estar juntos y no era el mejor escenario para irme a solo a Francia, y decidí apostar por la familia, porque todavía era mi objetivo.

¿Y qué buscabas con Varela, en esos años no era muy masivo el conocimiento de la neurociencia?
-En esos años se llamaba Ciencias del Conocimiento, es que cuando hice el post grado en la Chile tuve una profesora que estaba vinculada con Maturana y Varela, y empezamos a trabajar en un tema para mi tesis de magister y me fascinó la teoría de Varela sobre cómo uno aprende. Además mi ex mujer era sicóloga y me empezó a hacer todo sentido. Pero bueno, cuando todo eso se acabó me di cuenta que yo había tenido tres encuentros con el budismo anteriormente pero no los había considerado, y se me ocurrió pensar que si Francisco Varela había logrado todo este conocimiento a través del budismo, entonces ¡el budismo podía tener algo que yo desconocía! Y un día, desde mi parcela en Isla de Maipo, hice un par de llamados telefónicos, que no recuerdo bien cómo ocurrió, y llegué a dar con una persona que era budista y me dio la dirección de un centro en Santiago.

¿Y fuiste?
-Claro, quedaba en el sector de Plaza Italia,  y ahí empecé a recibir enseñanza budista. El centro de meditación Drikung Kagyu. En el budismo tibetano existen cuatro escuelas de conocimiento.

¿Es decir a parte de las líneas del budismo donde existe el budismo tibetano, hay divisiones?
-Son diferencias sutiles, pero si te vas al budismo zen o el chino, también encuentras subdivisiones, pero la diferencia con la religión occidental, es que el budismo no tiene un Papa. El Dalai Lama es un representante político, pero no es el representante espiritual de todos, sino de una corriente espiritual del budismo tibetano que se llama gelugpa (también conocida como la orden o linaje de los Bonetes Amarillos). El budismo desaparece de India en el 1200 después de cristo y los grandes maestros se fueron a Tíbet y se conservó allá. La gran tradición del budismo fue en Tíbet, Nepal, Ziquin, todo el borde del Himalaya. Entonces bueno, empecé a practicar y eso fue llenando mi vida, que es un cliché incorrecto, porque en otras palabras me fui concentrando en lo que quiero ser en mi vida,encontré un sentido para mi vida que va más allá de las circunstancias.

Venías de una estructura de metas tradicionales y lograste trascender a que habían metas que existían por el solo hecho de existir…
-Claro, eran metas que no tenían que ver con el dinero, ni la familia, ni ser alto, bajo, chileno, norteamericano. Es algo superior, y al encontrar eso uno vive con tranquilidad. Ya no vive pensando en cumplir algo, sino en despojarse de algo (ríe).

Y a esa convicción llegas por lo que lees o por una práctica meditativa 
-Primero me asombró la teoría budista, el conocimiento, de hecho yo leo mucho y hoy hago clases sobre budismo. Me asombró, porque es de una gran coherencia. No tienes que creer en un dios externo, no hay contradicciones en que, por ejemplo, puedas ser médico y ser budista, puedas ser taxista y ser budista, ¡da lo mismo lo que hagas en tu vida cotidiana! Esto te da una visión global de la vida, eso fue lo primero que me impresionó. Pero después de 3 ó 4 años de recibir enseñanzas en este centro me fui a la India.
luciano-lundup1

¿A la India?
-Sí, ha recibir enseñanza del Dalai Lama, fui por un mes, y eso me provocó un click mucho más profundo. Un verdadero inside. Los rituales tibetanos son medio complicados, pero en uno de esos rituales, en Amaravati, el Dalai Lama estaba dando el tantra de kalachakra, entre unas cien mil personas, yo era un occidental más, y me hizo mucho sentido. Es una experiencia interna, no intelectual. Y ahí decidí entrar a fondo en este camino.

NO HAY NADA PERMANENTE, POR ESO VIVES EN UN TIEMPO PRESENTE

¿Y ahí te vas a retiro?
-Ahí lo decidí, pero lo concreté cuatro años después, porque yo estoy absolutamente lejos de un hippie o un esotérico, no tengo nada de eso, soy un tipo intelectual perfectamente normal, entonces lo que me pasó fue que me hizo sentido internamente y coherencia intelectual, entonces preparé mi viaje.

¿Cómo es la práctica de la meditación en el budismo, pensando que no conectas con un Dios externo?
-En primer lugar Buda nació 500 años antes de cristo, y en ese tiempo se empiezan a abandonar las ideas de que los seres humanos fueran una especie de títere de los dioses. Antes de Buda, de Sócrates se planteaba que los dioses hablaban a través de la mente de los seres humanos, éramos una especie de depositorio de las ideas de los dioses. Con Buda esa historia empieza a desaparecer, y el ser humano comienza a ser dueño de sí mismo ¿y de qué eres dueño? Si el cuerpo envejece y muere, eres dueño de tu mente. Entonces, el mensaje de buda es el mensaje de un hombre que nació de un padre y madre que eran reyes, disfrutó de los placeres, y después descubrió los sufrimientos del mundo.

Puya-de-fuego2013-Lama-Yuru-Ladakh¿Cuáles?
-Básicamente tres, que todos nos enfermamos, envejecemos y morimos. Y eso siempre va a suceder, y él se retiró a meditar, que no es otra cosa que controlar la mente. ¿Por qué uno sufre? Porque no controla la mente e involucra emociones negativas propias, no de los otros. Cuando uno habla de meditar se trata básicamente de no enganchar con las emociones negativas que sientes. Hay distintas técnicas, por supuesto. Uno se hace dueño de uno mismo, porque es dueño de su mente.

El otro día explicabas que para el budismo no existe la mente, el cuerpo y el espíritu…
-No, sólo existe el cuerpo y la mente, nada más. Y eso es, porque la idea de espíritu presupone la idea de algo permanente en los seres. Ésa es una idea cristiana, en el budismo no hay nada permanente, el cuerpo nace, crece, envejece y la mente también va cambiando. La percepción que tienes hoy de un árbol puede cambiar mañana. Si no hay nada permanente, eso quiere decir que uno vive siempre en un tiempo presente. Cuando no vive en tiempo presente es porque se involucra con hechos del pasado, traumas, o al revés, con la ansiedad del futuro.

sddefault
Imagen de Luciano Lundup par documental francés en el periodo de su retiro durante 3,5 años en Nepal.

Pero de todas maneras lo que es permanente es el cambio…
-Exacto y es infinito, es como un río, te da la impresión que es permanente, pero no es el mismo.

¿Cómo se plasmó la enseñanza de buda?
-Buda muere como cualquier ser humano, no era un Dios, no creó nada, tampoco vino a salvar a nadie, sino que vino a enseñar que él se podía liberar y podía enseñarles a otros a liberarse. Su enseñanza la relató, y como era la tradición oral lo que existía fue todo memorizado. No hay un texto que compile la enseñanza de Buda, ¡están todos! De hecho el canon tibetano, tiene cerca de 84 mil textos, hay interpretaciones, contra interpretaciones. Lo que sí hay acuerdos es en cosas básicas como por ejemplo que existe el cuerpo y la mente, que la mente tiene la capacidad de conocer, y también existen técnicas de meditación que todos respetan.

Como un protocolo
-Claro. En el budismo tampoco hay dogma. Buda incluso insistió en que “ustedes tienen que reflexionar sobre lo que yo digo, no creerme” fue muy explícito en eso. La importancia de un maestro es que sabe más de algo que tú aún no sabes, nada más. Te puede ayudar, porque es un acompañante espiritual y uno respeta la imagen del buda no por ser algo divino, sino por su conocimiento. En el budismo te instan a reflexionar.

Leh,junio2014 - copiaMÁS DE TRES AÑOS EN EL HIMALAYA

Volviendo a tu historia personal, preparas tu retiro después del viaje a la India
-La enseñanza budista se logra no sólo por medio de la lectura o el estudio, también tienes que ir a meditar, tienes que aprender a controlar la mente, porque aunque no lo quieras, la mente se apega a las cosas, a lo bello, al placer, entonces tienes que ejercitar la mente en el desapego, y eso se hace a través de la práctica meditativa de largo plazo.

Pero no fue inmediato el viaje…
-No, estuve trabajando cuatro años más, junté mi plata, pagué la universidad de mis hijas, las convencí que me iba a retiro, cosa que no fue fácil. Hice todo lo que razonablemente se podía hacer y me fui por estos tres años y medio.

¿Y el lugar del retiro como lo definiste?
-Después que en el 2006 hice el cambio, fui dos veces a la India y encontré a mi maestro, lo cual no es fácil, sobre todo en personas como yo que cuestiono más, y bueno, él también me aceptó como discípulo que es otro tema, y él me dice a donde yo podía hacer mi retiro. Mi maestro es indio del norte de la India, es del sector de Yambú Cachemira, y ahí hay un pueblo que se llama Le, aunque lo conocí en Nepal.

¿El retiro cómo es, estás en comunidad o solo?
-Hay distintos tipos, pero yo tomé el individual para seguir mi propio ritmo. Estaba solo en una casa de retiro, había un monje que me ayudaba, y todas las semanas yo le dejaba un papelito con las cosas que necesitaba como un kilo de manzanas o arroz.
IMG_2241

¿Y estabas solo, solo?
-Claro, el retiro es que estás solo y en silencio durante semanas, meses y años. Yo hablaba cuando salía de mi retiro a buscar enseñanza de mi maestro, y después te volvías a tu retiro. Para hacer un retiro tienes que ser una persona convencida.

¿Qué fue lo más complejo, hubo dudas?
-No, nunca. Yo partí con mi retiro en Nepal y hacían 45 grados de calor con humedad, y a veces la mente se me iba a Pucón (risas), al aire fresco, entonces tendía a luchar con la tendencia que tenemos todos los seres humanos de querer estar siempre bien, de querer estar acompañado de la mejor gente, pero la vida no es así. Uno se entrena en aceptar la vida tal cual es. Cuando meditas, te concentras en el tiempo presente, a través de distintas técnicas y ahí siempre estás, no hay expectativas, entonces no hay nada que sea más o menos difícil.

¿La personalidad es un resultado de la mente?
-Lo que te gusta o no como personalidad son tendencias habituales que puedes cambiar. Con los años te das cuenta que no necesitas guiarse por algo, sino tener una apertura en la mente o en corazón para vivir en el presente. Uno no necesita grandes proyectos pra vivir, sino sentirse bien haciendo lo que hace. Nosotros por ejemplo, hablamos de Karma, y en ese sentido uno aprende que lo que tú quieras hacer internamente, desde el corazón, eso se va a cumplir, puede que se demore o no, pero se cumple. En ese sentido, Hoy vivo mi vida de una manera totalmente distinta a la de antes, con dificultad y sin dificultad, pero vivo en paz.

¿Pero el antes y el después de tu vida está caracterizado por qué?
-Me gusta hacer cosas, tengo proyectos, soy inquieto, pero inquietud no es ansiedad. Antes tenía ansiedad por el deseo de lograr una meta. Me hubiera gustado haber iniciado este camino antes, incluso a costa de no tener los bienes que hoy tengo o tuve, pero hubiera partido a los 20 años, y en ese sentido siento que perdí y sufrí durante todo ese tiempo en que me demoré en tomar esta decisión de vida.

Me imagino que no es un estado de felicidad permanente, sino de tranquilidad
-No es que uno no se enoje o no se alegre, pero el estado de felicidad más grueso es que yo sé, tengo la certeza, que tengo qué comer o que voy a morir tranquilo.

Después de tu retiro ¿qué pasó contigo cuando regresaste a Chile?
-Los primeros meses me sentí extraño. Yo regresé en agosto del año 2014. Los primeros meses hacía mi práctica en las mañanas y después no hacía nada. Luego me invitaron del centro de meditación para que diera charlas sobre el proceso de muerte, y como me gusta mucho enseñar, propuse hacer otros talleres y en eso he estado hasta hoy, y vivo de eso. (Más información www.felicidadsustentable.cl)

Breve Reseña:
[rad-hl]Luciano Navarro: Licenciado en Física P.U.C., Magister(c) en Ing. Industrial U. de Chile y Diplomado en Finanzas Corporativas de UAI. Profesor de Filosofía y Meditación budista, cuenta con autorización de Su Santidad Kyabgon Chetzant Rinpoche, para dar enseñanzas budistas. Entre 2011 y 2014 realizó el retiro de 3,5 años en India y Nepal, en la tradición budista tibetana. Escribió el libro “Todo lo sólido se desvanece en el Espacio”, que corresponde a una breve explicación histórica de como budismo surgió en India y Tíbet. Actualmente es Profesor de Curso “Psicología y Espiritualidad” en la Universidad del Pacífico. Y socio director de Felicidad Sustentable.[/rad-hl]