La confusión del «hacerse cargo»

publicado en: Miradas de la realidad | 0
 
Valeria Solís T.
Escritora, Terapeuta energética, Periodista (UDP)
Directora Mirada Maga y Mirada Maga Ediciones
 

Estamos en medio de la transformación planetaria, muchos la esperaban y nadie sabía como sería. Esta pandemia puede ser mirada como un cataclismo de la normalidad de la personas, al ser arrojados a un confinamiento para autocuidarnos. Otros verán, y ven, que esto es la oportunidad de detenerse de esa vorágine que nos tenía atrapados en el afuera sin poder conocer ni escuchar la voz del alma, que ha transitado tantas vidas vestida de tantas personalidades, llena de sabiduría, de aprendizajes. No es fácil aprender a escucharse, porque lo primero que se activa es la mente racional, la que usa la info como un computador, aplicando sólo lo que conoce en consciencia, en vigilia a lo largo de su historia personal. O lo que le dicen los demás, sin cuestionarlo. Pero no somos seres racionales, somos seres multidimensionales y eso nos lleva a comprender que también tenemos un cuerpo físico que nos habla, un cuerpo emocional que nos habla y un cuerpo espiritual que nos habla.

Llegó el tiempo de aprender a conocer nuestra multidimensionalidad, que de paso, está conectada a un Todo, a un sistema, a un Universo. Desde ahí se pueden sentir más respuestas, se pueden comprender más salidas. No es la fantasía de Walt Disney, es la realidad que siempre ha estado presente y cuya información estaba guardada en unos pocos y que hoy está al alcance de todos.

En este escenario, muchos han querido controlar la realidad para no verse sobrepasados por el miedo al cambio, pero el control es sólo aplicable mínimamente, hacerse cargo hoy queda más claro que nunca, es tomarle el peso a nuestros actos, a la consecuencia de ellos, a comprender desde dónde hemos tomado nuestras decisiones para vivir. Mientras más controladores seamos, más rígidos seremos y desde ahí jamás se puede ver el cuadro completo. El control nace del miedo, miedo a perder, miedo a ser castigado, a ser rechazado, a ser expulsado, a quedarse solo, a no ser querido. Cuando te haces cargo, ves, distingues, transformas y actúas o esperas.

Podemos hacerlo, está en nuestro interior todas las respuestas. No dudes en buscar ayuda si es necesario para aprender a escucharte, no dudes en buscar información que amplíe tu mirada. Sólo así podremos darle forma a una nueva humanidad en la Tierra. Se lo debemos a nuestros propios intentos, esfuerzos, a nuestra historia personal, a nuestra relación con los demás y sobre todo con todos los seres que habitan en la Tierra. Vinimos a experimentar la vida en este planeta y cohabitamos con una biodiversidad que sólo espera que la veamos y respetemos. Hazte cargo de tu misión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.