Planta maestra y religión

publicado en: Chamanismo | 0

Por Boris Gálvez
Director Instituto Prana Kine, Viña del Mar.
Autor de “La danza del águila: mensajes de un dietero” y de
“La madre serpiente de la selva, Tita roni nii”.

En algunas partes del mundo (Europa y Brasil, por ejemplo), el brebaje de la planta maestra ayahuasca se utiliza con fines religiosos. Al parecer, la conexión con “DIOS” hace que los “terapeutas”, “pastores” o “sacerdotes” entren en un trance y en diálogo en conexión con seres divino-religiosos. De esta manera, contribuye en el “poder de curación” ante sus pacientes o las personas que asisten al templo.
Dicho suceso mezcla raíces del cristianismo y del chamanismo, con la finalidad de encontrar el contacto trascendental y de éxtasis para las personas. Es así como la sanación, la visión, el poder de las plantas y el potencial humano se incrementa generando un culto o ritual para la comprensión y fluidez de la vida.
Esta doctrina se ve hace muchos años en países de África, o ciudades de Canadá, Estados Unidos o México, donde han usado plantas alucinógenas y enteógenas para sus procedimientos religiosos. Existen incluso las llamadas iglesias de Peyote, san Pedro, Cannabis, Santo Saime, etc.,  brindando un interesante cambio de cultura y espiritualidad en las comunidades selváticas.

El maestro curandero Roger López comenta: …Desde que llegó la religión a la selva, todo cambio…los grandes onayas (curanderos) ya no tomaban ayahuasca, ya que comenzaron a predicar y a ir a la iglesia… Así perdieron sus pacientes, su dinero, todo perdieron…

No obstante, la religión cristiana dejó una herramienta muy importante en el que hacer chamánico amazónico: la biblia y la Fe. En la biblia el curandero vio y experimentó un contacto con los mitos de Dios. Fue así como la incorporó dentro de sus herramientas de poder. La dietó, ayunó e hizo de este libro de conocimiento y sabiduría convirtiéndolo en su escudo y espada. De esta manera, sin ser parte de una religión especial, el curandero amazónico introdujo la fuerza y energía de la biblia en su dieta chamánica, lo cual le dio un piso sólido para los males del cuerpo, mente y espíritu. Existen muchos curanderos que la ocupan como una herramienta de “protección”, cómo otros que no la incorporan en sus trabajos ni tratamientos.
La biblia es “dietada” y “ayunada”, eso quiere decir que el aprendiz entra a un proceso profundo de deprivación sensorial en conjunto con la lectura de la dieta. Luego de esto el aprendiz toma ayahuasca y “entra” al “mundo bíblico”: se conecta con los apóstoles, enseñanzas de Jesús, con la María, etc. El aprendiz se conecta con la fuerza de las enseñanzas y le canta a sus visiones. Debido a esto, no es de extrañar que muchos curanderos en sus ícaros llaman a Jesucristo, la virgen maría, la fuerza de la biblia, la cruz de Caravaca, entre otros.