¿Qué pasó, qué nos pasó, qué nos pasará?

publicado en: Otros Artículos | 1

Por Valeria Solís T.
Terapeuta energética, Escritora, Periodista (UDP)
Directora Mirada Maga

En distintos puntos del planeta estamos viviendo confinados en nuestros hogares y a muchos, por fin, los ha llevado a cuestionarse lo que hemos hecho como especie y como persona. En particular, me tiene impactada cómo diversos animales están apareciendo por las calles, lagos, ríos y mares. En Chile hemos visto delfines, pumas y cóndores; en España pavos reales, en Italia, peces y patos. En qué estábamos que ahora las otras especies parecen salir del miedo a toparse con nosotros, en qué convertimos a esta tierra, cuántas especies han vivido cientos de años confinados, ¡cuántas! ¿Qué pasó, qué nos pasó, qué nos pasará?
Le hice dos preguntas a diversas personas del mundo de las transformaciones del alma, casi todas mujeres fueron las que respondieron, aquí van algunas pistas de este nuevo escenario que hemos empezado a construir.

1. Se ha detenido el mundo vertiginoso, ¿qué has podido comprender de este tránsito inédito a nivel mundial?
2. ¿Qué esperas o deseas que ocurra cuando salgamos de las casas sin un virus amenazante?

Gabriela Rodríguez, destacada sicomaga, tarotista y ancestróloga. Autora del libro “La memoria de la sangre”

1. Sí, nos hemos visto obligados a detener el mundo allá afuera y ahora tenemos la posibilidad de tomar consciencia del mundo interior e íntimo. Estamos más tiempo adentro de las casas, lo que significa una limitación espacial que nos obliga a redistribuir el tiempo, a adecuar el cronograma mental y, a los más afortunados, les da tiempo libre para instruirse y divertirse. Es un cambio muy intenso del tiempo y el espacio en que lo real y lo surreal se conjugan.
También es un tiempo de confrontación y creatividad en medio de una amenaza apestosa.Lo interesante de esta peste es que en el nivel colectivo nos cuestiona, nos lleva a preguntas fundamentales sobre valores humanos, personales y sociales, que en el mejor de los casos, si salimos airosos, van a volcar la mirada sobre el cuidado del planeta. Y en el peor de los casos, seremos parte de un nuevo orden mundial viviendo en sociedades hiper controladas. Me parece que ambas cosas están ocurriendo al mismo tiempo.

2. Espero y deseo que gane la conciencia, que podamos vivir el ser humano que mira al otro y a los otros y se refleja; el ser humano que comprende profundamente que somos una especie, que compartimos este planeta, -el más hermoso que conozco-; que estamos conectados unos con otros y al mismo tiempo, todos con la Totalidad, porque nos habremos hecho conscientes del amor que todo lo vincula.

Luzclara Camus, mujer medicina, líder ceremonial, chamana. Mujer chilena radicada en los Apus de Ollantaytambo,Cuzco.

1. Las primeras sensaciones fueron de miedo, de preguntarse mentalmente mil cosas, de cuestionar otras tantas, en fin, como que la vorágine se hubiese trasladado a mi corazón. Tuve alguno días difíciles, algunos miembros de mi familia con virus, y yo lejos de ellos, en fin, lo que much@s habremos pasado. Pero con los días, el aislamiento, el silencio en la naturaleza, el darme cuenta que necesitaba tan poco para vivir, me fueron devolviendo la paz. Comencé a sentir la sanación de la Madre Tierra y eso me fue llegando hasta mis células que también renacen con esa sanación de mi Pachamama.
Comprendí que, de alguna manera, era inevitable un párele, y que podría haber sido mucho peor aún. Así aprendemos los humanos…, no es novedad. También sentí, más allá de mi intelecto, la unidad y el amor que ha brotado en el mundo y cómo somos tantos l@s que estamos transmutando, cómo los ciclos de la vida y la muerte son perennes. Todo parece tan inesperado e incierto, y sin embargo hay algo muy familiar en todo esto y es porque como humanidad hemos atravesado estos lugares antes y lo volveremos a atravesar.

2. Lo primero que deseo cuando salgamos de nuestras casas sin la amenaza del virus, será abrazar a muchas personas y decirles lo importante que son en mi vida y celebrar, celebrar la vida, el amor, la unidad, la nueva conciencia. Porque sí, tendremos una nueva conciencia hacia nosotr@s mism@s y hacia el planeta.
Ruego que esa conciencia se expanda como una luz a toda la Tierra y cada cual encuentre la forma de reparar el daño y de cambiar nuestra forma de vida a una en sincronía con la Pachamama y con todo sus seres.

Álvaro Santi, tarólogo y escritor. Autor del libro “La lengua del inconsciente. Guía práctica para leer el tarot de Marsella”.

1.Lo primero que he observado es la gran dificultad que experimenta la gente para permanecer un tiempo aislados, reencontrándose con ellos mismos… Al parecer, hemos llenado nuestra vida con estímulos externos, huyendo, de esa manera, de nuestro maravilloso universo interior.
Lo que no logramos darnos cuenta es que al alejarnos de nosotros mismos nos alejamos de la vida. Me sorprende que las personas que realizan la tan necesaria cuarentena ¡se encuentren aburridos! Para mí eso revela, entre otras cosas, una distancia con nuestras capacidades creativas. Estamos tan acostumbrados a la inmediatez, a la hiperconectividad tecnológica y a la satisfacción instantánea, que muchos han olvidado su naturaleza creativa incluso creyendo que no forma parte de ellos.
Por otra parte, me alegra ver cómo muchas personas realizan videos compartiendo conocimientos y experiencias con los demás.

2-La verdad es que no espero nada. Pero considero que un buen ideal sería buscar un aprendizaje, extraer una enseñanza de todo esto. ¿Cómo nos afecta de manera colectiva esta pandemia?, ¿cómo me afecta de manera individual? Considerando que cada uno de nosotros tiene una historia diferente.

Sylvia Galleguillos, Directora de la Asociación de Aromaterapia Holística (HAA). Maestra de Feng Shui.

1. Esta detención de la vida tan vertiginosa que estábamos viviendo está siendo muy relevante para el mundo entero. Desde la mirada de la extraordinaria cosmovisión china es por donde más me hace sentido responder, porque es desde donde proviene el Feng Shui, una disciplina que nos enseña a mirar los espacios con metáforas y analogías de nuestro cuerpo y organismo.

Por ejemplo, volver a mirar los espacios del hogar que son representantes de nuestro aparato respiratorio. Cómo el pulmón está relacionado con lo que en Feng Shui, pues bien, se conoce como el agente metal. En efecto, la correspondencia de espacios y órganos nos permite percibir el más allá de lo que sucede y escuchar un lenguaje más simbólico de cómo este virus afecta nuestro mundo.
En nuestro libro» La Cosecha Dorada» hablamos de la vida “normal” de todo hogar, donde el hogar se vacía de día y se habita mucho más de noche, ya que durante el día se sale a trabajar, a producir, a funcionar, a llevar los niños a los colegios, etc. Por eso ahí aparece que el hogar es un nido, es un espacio Yin, más quieto y acogedor, mientras que los espacios laborales son colmenas, pululan de actividad, son espacios Yang, ¡bullentes de actividad!
Pero en estos momentos el Covid-19 ¡metió a la colmena dentro del nido! Unió ambas vivencias, descanso y trabajo, puso al Yang invadiendo el espacio del Yin. Estamos día y noche, trabajando y descansando, dentro del nido. Y un nido no es para eso.

Esto es un cambio brutal, que traerá consecuencias de todo tipo, muy nocivas si por no percatarnos dejamos que ese Yang apabulle al Yin, o que el Yin se vuelva contra el Yang e intente acabarlo.
El I Ching, libro de los Cambios, dice que en  las postrimerias del otoño, justamente durante los meses de abril y mayo en nuestro hemisferio Sur, pertenece a un trigrama llamado Qian, que es cuando –dice el I Ching-, el Yang y el Yin “chocan y se traban en combate, por lo que todos los seres arriesgan entrar en discordia y conflicto”. ¿Te das cuenta? Que en este preciso momento del ciclo anual encuentre a esos dos principios energéticos de la naturaleza, Yin y Yang disputándose el territorio de tu hogar… de ahí el potencial de consecuencias nocivas.

Visión china ancestral
Pero si entendemos lo que está pasando de la manera como lo enseñan los chinos antiguos, podemos interceptar esa nocividad, apaciguarla, y si lo hacemos bien hasta podríamos cambiarle la cara y extraer cosas positivas, sanadoras, consoladoras. Para ello podemos intervenir con Feng Shui, pues actúa como una medicina medioambiental energética, cuya función es canalizar las energías a través de meridianos invisibles orientado el Qi a incentivarnos a mirar el comportamiento de la naturaleza.
Por un lado es una potente forma de enfrentar este desafiante momento que estamos viviendo.Todos en casa y escapando de este virus tan violento y tan invisible. Estamos guardados y con un solo propósito, protegernos. Y como única defensa ante este virus invisible hemos convertido las paredes de nuestros hogares en fortaleza contra ese enemigo invisible.

Para mí es fundamental comprender y observar lo que sucederá ahora en los espacios.
Esta emergencia sanitaria nos da una oportunidad: volver a entrar a palpar, percibir y transitar desde dentro de nuestros propios límites y encontrarnos de nuevo con la mente de la naturaleza y del espacio. Desde este interior aprender a deambular entre las 4 paredes buscando donde está la brújula perdida o desorientada sobre cómo enfrentar la vida.
Es tal cual como lo que hago en mis consultorias Feng Shui: poder percibir desde la cosmovisión oriental y el Feng Shui, metafóricamente, dónde están representados en el espacio del hogar los espíritus de cada órgano. Y el virus indirectamente nos provocó un propósito de unión de lo tangible del espacio con lo intangible de los deseos y aspiraciones. He comprendido que todo tiene conexiones y en la casa también tenemos los pulmones, que están representando a nuestra existencia. Esos pulmones también están siendo afectados y la idea es que podremos tratarlos intangiblemente para que luego, ese tratamiento se haga tangible en nuestro cuerpo. Podemos ayudar a curar en el espacio que habitamos lo que lo conecta espiritualmente con los pulmones.

Los pulmones son órganos de energía del Metal, que es Yin. El gran enemigo de los pulmones es el Yang exacerbado, que los chinos identifican con el agente Fuego, y que justamente se ha metido dentro de nuestros espacios, como te expliqué, a pelear con el Yin. Eso nos hace más vulnerables a ser atacados de maneras más graves por el Covid 19 si llegamos a contagiarnos.
La energía de este órgano, el pulmón, tiene la misión energética de llamar al repliegue y estamos en otoño en el hemisferio sur, lo cual nos impulsa más que nunca al aislamiento, a la reflexión, a la meditación de todos los seres del mundo. ¡Y así no más es! Nos vinimos todos para adentro. Estamos en un momento histórico de la humanidad, entramos en otro tipo de comunicación, más intangible, aparecen las redes invisibles, canales y meridianos donde se están urdiendo tramas laborales, emocionales y quién sabe que más.
El metal es el reflejo del orden cósmico, energía del universo, que nos envía a poner orden y hacer prevalecer la justicia y combatir las injusticias. Al Metal le gusta cortar y podar, nos hace darnos cuenta que estábamos creciendo desordenadamente, con tanta injusticia en el país y en el mundo, más para unos, menos para otros…., ¿por qué será que es el pulmón el más afligido de nuestros órganos en estos momentos, y el virus lo pone a su merced? El pulmón representa la justicia, y en este momento no hay mucha justicia en el mundo.
Este virus se apega a los metales tal como se apega al pulmón y lo ataca. El agente Metal está también asociado a los sentidos del olfato y el gusto, ¿sabías que uno de los síntomas invisibles del Covid-19 es la pérdida del sentido del olfato y del gusto? Por analogía podemos ver que este virus ataca al metal en todas las formas: al dinero, la economía, la bolsa de valores.
El agente de la naturaleza que sigue la conexión de pulmón de acción metal es el agua, representante del riñón, que con tantas malas noticias entra en pánico lo invade el miedo a perder el trabajo, por ejemplo, y en ese momento el virus se apega al aparato respiratorio y se colapsa la vida…

Lo que vamos a aprender tras la pandemia, es que entrar a la casa es entrar al espejo de nosotros mismos. Y entrar, a su cuerpo y mente energético, es una gran oportunidad para mirar desde adentro nuestros espacios. Es tiempo de aprovechar la oportunidad de ver cada rinconcito y que algo nos puede decir. Cómo percibir la energía estancada o una que quiere hacernos brotar y que no hemos sabido comprenderla o curarla o incentivarla.
Silvia Selowsky, periodista, discípula de osho, tarotista, ancestróloga. Autora del  libro y cartas «El oráculo de las Diosas».

1. Comprendo que, en estos tiempos, somos una sociedad global e interdependiente; en especial en lo que se refiere a los temas del calentamiento global, el agua, la tecnología, la salud, las medicinas, las comunicaciones, la economía, la política, las migraciones, las cosmovisiones singulares y la importancia de los pueblos ancestrales.

Si bien esta pandemia no fue anunciada como tal, los astros y los intensos movimientos en el signo Capricornio y la entrada de Urano en Tauro y los múltiples y definitivos anuncios de la entrada en la era de Acuario, sí explican estas grandes transformaciones.

Una nueva manera de abordar los temas humanistas, las medicinas alopáticas y alternativas los movimientos transpersonales y el auge de lo holístico, la sexualidad, las distintas psicologías, los trabajos corporales, las múltiples meditaciones, la astrología como un bien común al igual que el uso de los más diversos oráculos. Las redes y los puentes de intercomunicaciones. Las miradas sin retorno. Los adelantos científicos y espaciales, los viajes y la diversidad, en todo orden de cosas…

2. Espero que cuando salgamos de estas experiencias que nos han puesto de cara a nuestra propia muerte y, a la de muchas personas en diversos lugares del planeta, estemos con una mirada más profunda a nuestra propia alma y también a la del resto de la gente: lo personal, lo vincular, las relaciones y el tener presente a toda la humanidad.Espero que podamos encontrar mayor apertura, paz e igualdad de oportunidades para todxs. Tener mayor conciencia, justicia social, vivienda, educación, medicina y salud para todxs, arte y cultura para todxs.

  1. Liliana

    En lo personal, siento que la visión de Sylvia Galleguillos es más amplia, más descriptiva en cuanto nos toca a cada cual como individuo, como ser humano y, me hace mucho sentido, ya que a partir de éste, se generará el cambio necesario para el planeta y la Humanidad.